Desacuerdo con todo: Etapas

lunes, 16 de mayo de 2016

Etapas

Cada día que pasa me doy cuenta aún más. El paso del tiempo, cruel e irrefrenable da por terminada una parte de la vida para dar paso a otra, sin tener el mero detalle de preguntarte si quieres o no pasar página antes de imponerte un punto y aparte que al fin y al cabo, no has buscado ni pedido. Cosas de la existencia, imagino.


Creo que los multimillonarios no tienen esa clase de problemas. La capacidad de poder hacer lo que quieras, cuando quieras y con quien quieras hace más difícil que las cosas cambien sin tú quererlo. Almenos, las cosas que puedes controlar.


O séase, ninguna. No controlamos una mierda, he ahí el problema.



Estás genial, y vives libre, y tienes amistades, te hace falta poco dinero para estar a gusto en tu día a día y te conformas con alguna borrachera suelta los fines de semana o algún que otro porrillo con amigos de lunes a viernes. Joder, qué gustazo poder estar satisfecho con tu vida con cuatro cosas contadas, sin lujos extravagantes ni chalets en Marbella a pie de playa, ¿No?



Y vas saltando de flor en flor cual abejorro primaveral, sin más preocupación que la de encontrar compañía del todo a cien una vez por semana. Ah, la libertad, divino tesoro.



Y poco a poco, observas que la gente de tu entorno deja en la estacada todo ésto para imponerse (en muchos de los casos) una absurda y falsa madurez la cual detestan. Convencidos y repitiendo como si de un mantra hindú se tratase : "es lo que toca, ya no somos unos críos". 


No quieren ese tipo de vida y sin embargo, se lo imponen ellos mismos a marchas forzadas a sabiendas de que no van a ser felices. Pero reitérome : "Es lo que toca"




No hay nada más triste que ver a alguien joven hipotecado hasta las cejas en todos los aspectos, contándote la cantidad de facturas que tiene que pagar, los putos muebles que se acaba de comprar en el Ikea a mitad de precio con cara de satisfacción total mientras la novia le pega tironcitos de la solapa de la chaqueta en plan : "Vámonos ya, basta de cháchara."



Y todo ésto, SIN TENER NINGUNA NECESIDAD de vivir así, ojo. De hecho, en el fondo no tienes ni putas ganas, matao.



Lo triste no es la situación en sí. Lo triste, es que mientras te cuenta todo eso pone cara de satisfacción y de "lo he logrado", sintiéndose bien por poder ser autosuficiente y echar su vida por la borda de una manera completamente voluntaria y decidida. Madurar consiste en imponerte obligaciones. Madurar consiste en hacer cosas que no te apetecen cuando no te apetecen. Madurar consiste en renunciar a lo que te hacía feliz para hacer lo que se supone que tienes que hacer. Madurar consiste en marcharte de casa de tus padres para que los renegados que se han independizado sin tener ningunas ganas, no te digan que eres un mantenido y un amadrado. Vamos, una pose como otra cualquiera. Pose madura, llamémosla.



O séase, que esa supuesta madurez que predican algunas personas, consiste en encontrar una pareja a la que estar pegado las 24 horas del día (completamente obligatorio compartir piso con ella), pedir un par o tres créditos al banco para subsanar gastos que no te importan un carajo, trabajar ocho horas diarias y mandar tu vida social al carajo, porqué es lo que toca.



Si no cumples éstos requisitos, no estás haciendo nada con tu vida y eres un estancado social. Todos los que han renunciado a todo lo que querían y les gustaba, te dan charlas absurdas y moralistas de independencia y suficiencia mientras se cagan en tu puta madre, ya que detestan la vida que llevan y desearían volver atrás. Pero claro, ya que te has jodido la vida antes de tiempo almenos tendrás que intentar dar clases a los demás de cómo vivir, ¿No?





"Sí, hace dos meses que vivo con mi novia. No, la conocí hace cuatro meses y medio, pero rápidamente noté la conexión. Sí, sigo en el Mercadona haciendo doce horas diarias y he tenido que vender el coche. Ya sabes, es que a ella no le gusta mucho el rollito deportivo, nos HEMOS comprado un Mégane Scenic. Pero bueno, que no me sabe mal haberlo vendido ¿eh? todo es una inversión que a la larga agradeceré. Somos muy felices, sí. Supongo que dentro de dos meses volveré a tener fiesta y podremos vernos, si no estoy con ella o en casa de sus jodidos putos padres, claro. Vamos hablando ¿eh?"




Parece mentira las tonterías que puede llegar a hacer o decir alguien cuando cree que está haciendo lo correcto sin pensarlo ni lo más mínimo. Bueno, son los típicos que se plantan en casa de sus padres a los 25 de nuevo con el rabo entre las piernas, habiendo ido de super auto-suficientes y autónomos. Os ponéis a hacer maratones sin haber entrenado para un simple cross de colegio.



Renunciar a tus hobbies, vender ese coche que tanto te gustaba adquirido años atrás, trabajar en algo que odias y aguantar a alguien que tendrás aburrido en "X" tiempo todo por emperrarse en hacerlo todo "correctamente".




Yo me cago en la correción tempranera y en vuestro esnobismo, lo vuestro es una patología muy conocida en el mundo, llamada "idiotez de nacimiento". Sois unos putos tristes, en serio.










No hay comentarios:

Publicar un comentario